Declaración de la Comunión de Iglesias Protestantes en Europa (CIPE) sobre las elecciones europeas

Declaración de la Comunión de Iglesias Protestantes en Europa (CIPE) sobre las elecciones europeas

7 de marzo de 2024

La Comunión de Iglesias Protestantes en Europa (CIPE) espera un “debate justo sobre el futuro de Europa” en el período previo a las elecciones europeas de junio de 2024 y pide candidatos que busquen una buena cooperación transfronteriza en lugar de la polarización. El Consejo del CIPE ha adoptado la siguiente declaración.

Elecciones europeas. Los desafíos actuales exigen responsabilidad y esperanza

Las décimas elecciones al Parlamento Europeo se celebrarán del 6 al 9 de junio de 2024. Los ciudadanos de los estados miembros de la UE pueden emitir su voto en el único parlamento del mundo elegido directamente que controla el destino de muchos países. La Comunión de Iglesias Protestantes en Europa desea hacer oír su voz y animar a todos a participar en las elecciones europeas y desempeñar un papel constructivo en la configuración de la democracia europea. Una mayor participación electoral sería una buena señal para el futuro de Europa.

Traer esperanza a Europa

Al participar en las elecciones europeas, todos y cada uno de los individuos pueden asumir la responsabilidad de una Europa democrática y así difundir la esperanza. Apoyamos a los políticos y a todos aquellos en la sociedad civil que están comprometidos con la UE como una comunidad de valores y solidaridad. Juntos defendemos una Europa diversa, sostenible y social.

Estamos profundamente preocupados por la situación actual en Europa con un creciente populismo y polarización en las sociedades. Incluso más allá de las elecciones, queremos hacer campaña contra todas las formas de extremismo, racismo, antisemitismo y nacionalismo. Para nosotros es importante equilibrar los intereses, la participación y la coexistencia pacífica a través de las fronteras.

La Comunión de Iglesias Protestantes de Europa está preparando actualmente su Asamblea General en Sibiu/Hermannstadt/Nagyszeben, Rumania. Iglesias de todos los tamaños forman una comunión diversa de 96 iglesias miembros que sirve de enlace entre el Este y el Oeste, el Norte y el Sur, en toda Europa. Experimentamos que a través del debate, la confrontación unos con otros y la búsqueda conjunta de un compromiso seguimos creciendo juntos. Inspirado en la carta bíblica a los Efesios, el tema de la Asamblea General es: “A la luz de Cristo – Llamados a la esperanza”. Queremos traer a Europa la esperanza que conllevan estas experiencias, lo que conducirá a mejoras en la convivencia de unos con otros.

Los desafíos europeos necesitan soluciones europeas

Estas elecciones europeas serán de enorme importancia para el futuro de Europa. La UE no sólo se basa en beneficios económicos mutuos y un mercado común, sino también en la voluntad de brindar apoyo y solidaridad mutua en tiempos de crisis. En este año de elecciones europeas, somos conscientes de una variedad de desafíos como el cambio climático, la guerra, la migración, la desigualdad social y la recesión económica. Todos estos desafíos no se detienen en las fronteras nacionales y tienen una dimensión global. Se necesitan más que nunca soluciones a nivel europeo.

  • Se necesitan esfuerzos paneuropeos para abordar el desafío global del cambio climático provocado por el hombre y lograr una transición justa hacia una sociedad climáticamente neutra dentro de la UE.
  • La lucha por la igualdad social en la UE debe continuar mediante la armonización de las normas sociales y una política de cohesión integral.
  • Según ACNUR, hay aproximadamente 110 millones de refugiados en todo el mundo. Una política de asilo y migración basada en la solidaridad con altos estándares de protección y acogida puede dar una respuesta a los movimientos migratorios actuales.
  • La guerra de agresión rusa contra Ucrania, que viola el derecho internacional, exige una respuesta europea conjunta, así como apoyo humanitario, militar y financiero.
  • La UE debe afrontar los desafíos que plantean la digitalización y la inteligencia artificial. Un diálogo que incluya la antropología cristiana y la legislación basada en el riesgo podría plantear soluciones.
  • La polarización política continúa y a menudo se manifiesta en un populismo antieuropeo y antidemocrático. Las instituciones europeas están llamadas a fortalecer la democracia y el Estado de derecho.

Los candidatos deben ser juzgados por su contribución a soluciones europeas constructivas. Un retorno al nacionalismo no ayudará a afrontar los desafíos actuales a largo plazo.

Asumir la responsabilidad de Europa como proyecto de paz

Como Comunión de Iglesias Protestantes en Europa, estamos agradecidos de que las enemistades de la Primera y Segunda Guerra Mundial hayan sido superadas. Nuestra comunión se formó en 1973 bajo la fórmula “diversidad reconciliada”. Desde entonces, hemos profundizado nuestra comunión eclesial y así promovido la unidad. De esta manera, también servimos a la sociedad. Juntos reflexionamos sobre los desafíos que enfrenta la sociedad y nuestra misión, como lo hicimos durante la pandemia de Covid-19.[1]

Queremos seguir asumiendo la responsabilidad de Europa como proyecto de paz y promoverla activamente y ayudar a darle forma a través de nuestras actividades e iniciativas. Los cristianos están llamados a amar a Dios y al prójimo. Al amar a Dios y a nuestro prójimo, también estamos llamados a dar cuenta de ello cuando miramos hacia el panorama político y hacia dónde emitimos nuestros votos. Alentamos a nuestras iglesias miembros en toda Europa a crear espacios para la formación de opiniones y el encuentro con los políticos.

Las elecciones europeas de este año serán históricas. Por lo tanto, en este año electoral, practicar el amor por nuestro prójimo significa reunirse con nuestros homólogos de manera amistosa, buscando un debate justo sobre el futuro de Europa. Podemos discutir entre nosotros, pero no de manera que conduzcan a la polarización pública. Con esta actitud queremos contribuir a un discurso pacífico y respetuoso en Europa. Esta actitud también la esperamos de quienes tienen responsabilidad política. Como europeos, este mes de junio tenemos la oportunidad de elegir políticos con esta actitud. Aprovechemos esta oportunidad mientras Europa entra en su nuevo capítulo.

El Consejo de la Comunión de las Iglesias Protestantes en Europa

Reutlingen/Viena, febrero de 2024

[1] Comunión de Iglesias Protestantes en Europa CPCE, “Ser iglesia juntos en una pandemia” – Reflexiones desde una perspectiva protestante. Viena, febrero de 2021

Publicado originalmente en https://www.leuenberg.eu/cpce-statement-on-european-elections-en-de-fr

África Europa Foro Ecuménico sobre Migración

África Europa Foro Ecuménico sobre Migración

Desde el 15 de marzo de 2023, representantes de la Conferencia de Iglesias de Toda África (AACC), la Comisión de Iglesias para Migrantes en Europa (CCME), la Iglesia Evangélica Luterana del Norte de Alemania (Nordkirche), instituciones e iglesias alemanas, así como el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), se reunieron durante cuatro días en Hamburgo para intercambiar experiencias e ideas sobre la migración y discutir la teología de la migración.

Organizado por Missionsakademie, en varias sesiones y talleres escuchamos a varias organizaciones que trabajan con inmigrantes en Hamburgo. Fue un encuentro inspirador de iglesias europeas autocríticas e iglesias africanas seguras de sí mismas. Ambos vivimos en un contexto donde la migración está en lo más alto de la agenda.

La relación entre las iglesias africanas y europeas tiene una larga historia. En los últimos tiempos nos sentimos hermanos y hermanas en Cristo, como parte del mundo ecuménico, también reconocemos la esclavitud, el racismo y el pasado colonial como graves errores. Para presente y futuro, nos enfocaremos en encontrar esa misma base del mismo Evangelio: es más lo que nos une que lo que nos divide.

Son muchos los principios que nos unen: la Biblia, la fe en el Dios Trino, el ethos cristiano, la creencia de que las personas, como seres creados y portadores de la imagen de Dios, somos iguales y que la creación nos es dada como una casa común en la que las personas son libres de emigrar, tal como lo testifica la Biblia en muchos lugares.
La migración está intrínsecamente conectada con la teología. Se requiere una nueva teología más profunda de la migración para tomar una posición de fe y de iglesias en el campo de la migración. Esta teología debe ser desarrollada y discutida en las iglesias de los países de emigración e inmigración juntos.

Las personas se ven impulsadas a migrar en busca de un futuro mejor. Quienes desarrollan las posiciones políticas en ambos continentes deben crear nuevas regulaciones que aborden las barreras para acceder a vías legales y trabajar para garantizar la dignidad de los migrantes. En todos nuestros enfoques y en cuanto al desarrollo e implementación de políticas sobre migración, todos reconocemos que la criminalización de la migración es una violación directa de cómo entendemos el Evangelio.

Reconocemos y apreciamos el trabajo que están haciendo las iglesias en África y Europa para abordar la difícil situación de los migrantes. Si bien las iglesias siempre han tratado de brindar refugio, protección, aceptación y amor a los migrantes, manteniendo vivas las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo sobre cómo debemos tratar a los extraños en nuestras comunidades, reconocemos que los estereotipos racistas aún existen entre nuestros miembros y estructuras. No podemos decir que las iglesias en los países que experimentan la inmigración representen una mayor diversidad en membresía y liderazgo. Esperamos que la cooperación futura de AACC y CCME facilite una mejor cooperación, apertura e inclusión de las iglesias para abordar los desafíos de la migración.

Las conclusiones de la conferencia son:

⦁ La migración siempre ha sido parte de la experiencia humana, lo seguirá siendo y es parte integral de la historia bíblica. Las iglesias y los gobiernos, dentro de sus respectivos medios, tienen la responsabilidad de garantizar que las personas migren con dignidad y que cuando los migrantes lleguen a los países de acogida, sean recibidos con compasión y empatía.

⦁ Para todos los países e iglesias involucrados, la migración irregular es un verdadero desafío: demasiadas personas mueren, son explotadas, lastimadas y traumatizadas. Algunos regresan con las manos vacías y avergonzados después de mucho tiempo, o permanecen en situaciones insoportables por miedo a la vergüenza. El asesoramiento y la reintegración es un proceso difícil, pero todos debemos unirnos para garantizar que se lleve a cabo el apoyo psicosocial, la integración y la reintegración adecuados de los migrantes.

⦁ Reconocemos que el racismo es uno de los principales factores que contribuyen a la difícil situación y el trato desigual de los migrantes, especialmente los afrodescendientes. El racismo es un pecado. Todos los comportamientos y respuestas racistas a la migración nunca deben tolerarse. Nos oponemos a la deportación y el transporte forzados de los solicitantes de asilo, incluidos los afrodescendientes, a lugares de África, por ejemplo, el acuerdo entre el Reino Unido y Ruanda.

⦁ Los migrantes son parte de la humanidad y la criminalización de la migración es contraria al Evangelio. Alentamos a las iglesias de todo el mundo a oponerse a las políticas que avanzan en esa dirección.

⦁ Nuestra tarea es desalentar la migración irregular y combatir la trata de personas, prácticas que impiden que muchas personas experimenten el amor y la bondad de Dios. Incluso en esto, debemos aumentar nuestro enfoque en abordar los factores de empuje y atracción que hacen que las personas migren incluso en formas que ponen en riesgo sus vidas. Estos incluyen la pobreza, los conflictos y las guerras, la crisis climática y todas sus consecuencias, y la inaccesibilidad de las vías legales.

⦁ Los legados de la esclavitud de los africanos, el colonialismo y las misiones coloniales tienen implicaciones significativas para los migrantes africanos que se desplazan en busca de mejores oportunidades o huir del peligro a Europa. Nosotros, representantes de iglesias en África y Europa, necesitamos trabajar juntos y promover la descolonización del sistema económico, la teología y la educación, y poner fin al neocolonialismo.

⦁ Las iglesias africanas y las comunidades migratorias en la diáspora deben abordar el racismo, la discriminación intra-africana y las divisiones.

⦁ La Campaña de la Conferencia de Iglesias de Toda África sobre “África. Mi hogar. Mi futuro”, es un enfoque estratégico para fomentar la confianza de los jóvenes en que pueden construir un gran y próspero futuro en África. Esta campaña debe ser intensificada y apoyada por las iglesias europeas.

⦁ Las iglesias deben abogar por que sus gobiernos respeten la protección de los derechos humanos al abordar los problemas de migración.

AACC y CCME hacen un llamado a todos sus miembros para que continúen cooperando en el desarrollo de la teología de la migración para abordar los problemas de migración como socios iguales, en cooperación con el CMI y otros socios ecuménicos. Fortaleceremos nuestros lazos en la firme creencia de que esto es lo que nos pide el Evangelio, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén