Iglesia Evangélica Española
Descarga InfoCP 103 pulsando aquí

En un mundo donde, demasiadas veces, el fracaso es nuestro pan, donde por más que nos esforcemos seguimos rodeados de las mismas miserias y tristezas, abrazar la derrota como el sino humano puede hacernos caer en la desesperanza, y justificarla, además, desde la humanidad que nos es propia.

Miramos a Jesús y vemos en él a un superhéroe que alcanzó la plenitud gracias a su divinidad, obviando entonces su humanidad construida en el Espíritu, a la que somos llamados a imitar. Porqué no se nos ha puesto una vara de medir divina, sino la de aquel que se vació de sí mismo para ser uno de nosotros, nuestra medida es el Hijo encarnado que en su plena humanidad luchó, fue tentado y viviendo en la realidad de nuestras vidas, renunciando a todo menos a la presencia del Padre en él a través de su Espíritu…

Seguir leyendo pulsando aquí

Etiquetas: