Con gran pesar recibimos la noticia del atentado suicida con bomba en contra de la Iglesia Metodista Bethel, en Quetta, Pakistán, mientras se celebraba el culto el día de ayer. En dicho atentado, perpetrado por el llamado Estado Islámico, han muerto al menos nueve personas y han dejado varios heridos.

Como Iglesia Evangélica Española, miembro del Concilio Mundial Metodista, no podemos dejar de sentirnos heridos con nuestro hermanos y hermanas, dolidos por el terror de la muerte violenta en un contexto en que se celebraba al Dios de la vida. Nos unimos solidariamente, junto con todas las iglesias metodistas, en oración por los que han padecido este crimen. Condenamos este tipo de actos violentos y rechazamos tajantemente que las víctimas sean niños, mujeres y hombres de buena voluntad.

Oramos también por los conflictos que mantienen en vilo a Pakistán, en medio de la confusión y la violencia que en este tiempo impera y que se muestra por estos actos de intolerancia y radicalismo suicida. Pedimos al Dios de la vida que esté con las víctimas, y que la paz y la justicia sean pronto una realidad para todos lo que viven ahí, y para toda la humanidad.

Nuestra oración se hace más urgente ante este atentado en este tiempo de Navidad en que recordamos el nacimiento de Jesús de Nazareth, quien precisamente vino a anunciar la justicia, la reconciliación y la paz para los seres humanos.

Etiquetas: , ,