Ante la represión en contra de los manifestantes de la marcha de “las Madres de abril” en Managua, Nicaragua el pasado día 30 de mayo, hacemos manifiesta nuestra solidaridad con el pueblo nicaragüense. La multitudinaria marcha en apoyo a las 83 mujeres que perdieron a sus hijos durante los protestas en el pasado mes de abril, terminó en un tiroteo por parte de agentes de la policía y fuerzas de choque, que varios medios de comunicación y organismos internacionales han señalado que pertenecen al gobierno de Daniel Ortega y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo. Ese mismo día, en otras ciudades del país, también hubo actos violentos de represión que dejaron al menos 15 muertos y 199 heridos de gravedad. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Amnistía Internacional, han señalado las acciones represivas contra estudiantes, trabajadores, académicos y sociedad civil por parte del gobierno, y han señalado que desde el 18 de abril se ha elevado la cifra de muertos a 93 personas. Por ello denunciamos y condenamos dichos actos violentos y la represión contra la libertad de manifestarse por parte del pueblo nicaragüense. Lamentamos que no se puedan dar los pasos para avanzar en el diálogo para solventar la crisis política que ha dividido a la nación. Nos unimos a las diversas organizaciones sociales que hacen un llamado al gobierno para que pare la represión. Oramos por los familiares de las víctimas, y esperamos que la crisis sociopolítica no de lugar a más violencia y represión, sino a un proceso de concordia que traiga el diálogo, el acuerdo y la paz en Nicaragua.

“Pero tus ojos y tu corazón solo buscan ganancias deshonestas, solo buscan derramar sangre inocente y practicar la opresión y la violencia” (Jeremías 22:17)

2 de junio de 2018

Etiquetas: , ,